El Día del Veterano y los Caídos en la Guerra de Malvinas se vivió con emoción en Comodoro Rivadavia

Comodoro Rivadavia fue escenario de los actos alusivos al Día del Veterano y los Caídos en la Guerra de Malvinas. El programa oficial se inició en el Cementerio Oeste e incluyó inauguraciones de espacios alegóricos en el Comando de Brigada Mecanizada, el Colegio Perito Moreno y finalmente con un acto realizado en el barrio Gesta de Malvinas, el primero consolidado íntegramente por ex Combatientes.

Los diputados Juan Horacio Pais y María Magdalena Cativa participaron en representación del Gobierno Provincial en el programa acompañados también por la diputada provincial Adriana Casanovas; el viceintendente Othar Macharashvili; concejales de la ciudad; representantes de fuerzas armadas y de seguridad y representantes del Centro de Veteranos de Guerra.
También se desarrollaron actos conmemorativos en las demás ciudades y localidades de la provincia del Chubut.
En primera instancia, se depositaron ofrendas florales en el panteón donde descansan los restos de los héroes comodorenses Mario Almonacid, Oscar Millapi y Jesús Marcial como también en la Cruz Mayor del Cementerio Oeste, que simboliza al personal caído durante aquel conflicto en el Atlántico Sur. Tras una invocación religiosa, el veterano de guerra Héctor Millamán se refirió a la fecha y al profundo sentimiento que implica la llegada del 2 de abril.
“Ninguno de nuestros camaradas jamás será olvidado mientras viva un veterano de guerra y su familia. Cada año somos menos y eso es consecuencia de la batalla que venimos librando hace treinta y nueve años”, dijo el representante del Centro de Veteranos ante las autoridades.
“Estamos batallando para tener una mejor atención sanitaria, la que no se ha cubierto en su real dimensión. Esta es una gran causa por la cual se produjeron muchos decesos a nivel nacional mientras se hacen oídos sordos a nuestros reclamos. Luchamos contra la “desmalvinización” para que las futuras generaciones sepan que un grupo de hombres dimos todo por la Patria y nos sentimos orgullosos”.
Posteriormente se inauguró un mural en la intersección de Pellegrini y Ameghino con el cual el Ejército Argentino resumió el agradecimiento de la comunidad al personal militar que defendió la soberanía nacional en las islas en 1982. Además se recorrió el museo histórico del Comando de la IX Brigada Mecanizado.

*Homenaje*
Los actos continuaron en el acceso a la Escuela 766 Perito Moreno donde el Escuadrón 41 de Gendarmería Nacional recordó el origen del grupo “Alacrán”, unidad operativa de combate que fue creada durante el conflicto con personal de la fuerza.
“Eran un total de 65 hombres provenientes de distintas unidades de Gendarmería. En esta escuela, se reunieron e hicieron una bandera con cinta adhesiva. Nunca fue entregada al enemigo, volvió de regreso y hoy se conserva en el museo histórico de Gendarmería Nacional”, sostuvo el comandante principal Juan Antonio Tejerina.
A su vez recordó que 25 gendarmes fueron trasladados a Malvinas y que los restantes integrantes del grupo no pudieron volar a las Islas, debiendo abocarse a la vigilancia terrestre. “A raíz de los enfrentamientos sufrimos siete bajas. Rescatamos la fortaleza de los hombres, su perseverancia y voluntad. Su ejemplo alimenta el espíritu de quienes hoy portan la insignia de la fuerza”. Y recordó orgullosamente los nombres de los caídos de la Gendarmería Nacional ante la expresión de “presente” a modo de homenaje y reconocimiento.
*En Gesta de Malvinas*
Por último, el 2 de Abril se recordó en el barrio Gesta de Malvinas, en la zona norte de la ciudad en el sector pensado y creado originariamente por Veteranos de Guerra que recrean en sus espacios públicos y sus calles, elementos, alegorías e historias de la Guerra de Malvinas.
Cinthia Lencinas, presidente de la Asociación Vecinal, recreó el 2 de abril desde su mensaje a vecinos y veteranos de guerra. “Los hombres estuvieron ahí, dando lo mejor que tenían por su Patria, sus propias vidas. Dejaron familias, novias, amigos; su música, su barrio y su historia. Llegaron a esa lejana tierra congelada y cambiaron sus libros por fusiles y su juventud casi adolescente por la crudeza de la guerra”.
“Muchos –agregó- quedaron allá pero su sangre aún vive en los helados campos y en el recuerdo orgulloso de quienes los amaron; en el respeto de quienes cada día los homenajeamos haciendo el país por el que lucharon”. Finalmente resaltó el carácter de “héroes vivientes” que transitan con humildad las calles del barrio. “Hoy les damos las gracias, en ustedes reconocemos a los que fueron; los que volvieron y los que volvieron pero ya no están”.