La Mesa Interministerial-Interpoderes del Chubut invita a participar del encuentro “Participación política libre de violencia”

La descripción de las formas que asume la hostilidad contra las mujeres que ejercen o han ejercido cargos públicos es exhaustiva en nuestra legislación, y resulta inadmisible que sucedan hechos de violencia política como el ocurrido en el Concejo Deliberante de Puerto Madryn, del que ha sido víctima la concejala Nadia Garay. Expone en el encuentro, entre otras, la Dra. Dora Barrancos -socióloga, feminista, profesora titular de la UBA investigadora del CONICET-._

La Mesa Provincial de Enlace Interministerial-Interpoderes del Chubut invita a participar del encuentro denominado “Participación política libre de violencias”, que se dictará el próximo 16 de julio a las 11 hs. por videoconferencia. La actividad está destinada a asociaciones, organizaciones no gubernamentales, grupas, diputadas, concejales, militantes de diferentes partidos políticos e integrantes del Poder Judicial, y público en general.

Desde la Mesa Provincial se viene trabajando para generar una agenda pública para erradicar la violencia de género, enmarcada en la Ley Micaela, por lo cual hemos organizado de forma conjunta con la Subsecretaria de Derechos Humanos, dependiente del Ministerio de Gobierno y Justicia del Chubut, un conversatorio en el cual se abordarán la Ley provincial XV Nº 26, la Ley nacional Nª 27.533, modificatoria de la Ley nacional 26.485, que establecen el derecho a una vida política y pública-política, libre de violencia en condiciones de igualdad con los varones.

La actividad contará con la presencia de la Dra. Dora Barrancos, feminista, profesora titular de la UBA investigadora del CONICET y socióloga, la senadora nacional Nancy González, impulsora de la Ley nacional Nº 27.533 y la diputada nacional Estela Hernández, quien presidió la Comisión de Derechos Humanos y Género en la Honorable Legislatura del Chubut que aprobó la Ley provincial XV Nº 26 -Ley Micaela-.

En tal sentido, la Mesa Provincial señala que para poder vivir una vida libre de violencias, necesitamos avanzar en una profunda transformación cultural, y hacer visible lo invisible, y erradicar la Violencia Política, es uno de esos desafíos para construir una sociedad más justa e igualitaria, y puntualmente, resulta inadmisible que sucedan hechos de violencia política como el ocurrido en el Concejo Deliberante de Puerto Madryn y del que ha sido víctima la concejala Nadia Garay, siendo el agresor, el concejal Federico Garitano.

“El patriarcado, expresa Dora Barrancos, representa en sí mismo un orden violento. El sometimiento de las mujeres está en la base de su arquitectura violenta forjada en el pasado remoto, cuando se impuso la jerarquía masculina en todas las culturas”.

La descripción de las formas que asume la hostilidad contra las mujeres es exhaustiva en la Ley nacional 26.485, con la reforma que está contemplada en el Inciso 6, Ley nacional 27.533, violencia política y la violencia pública-política (inciso h de la misma Ley), y nuestra Ley provincial XV Nº 26 (art. 6 y Art.9, Inc.8) contra las que ejercen o han ejercido cargos públicos, o que realizan una manifiesta acción partidaria, incorporándose este ángulo de la grave cuestión que hoy repudiamos.

Tal como ocurrió en el día de ayer, en la situación con la concejala Nadia Garay e innumerables casos, algunos que fueron dados a conocer y otros no, nos invitan a cuestionarnos el derecho a una vida política libre de violencia, incorporando el enfoque de género.

Este último tiempo, hemos visto cómo las mujeres que participan en política tienen que hacer frente a un clima creciente de violencia e intimidación, menoscabo, descrédito, amenazas, poniendo en evidencia las bases de la estructura relacional patriarcal, en donde se le cuestiona a la mujer: su maternidad, su idoneidad, su capacidad, su responsabilidad en el cuidado, se difunde información personal para dañar su imagen, encontrándose constantemente en la mirada del otro. Las mujeres se encuentran bajo una presión y persecución constante sobre su labor, buscando la equivocación, el error o simplemente la desacreditación cosa que no hacen con la misma intensidad que con sus pares varones. El uso de las Redes Sociales intensifica esta violencia.

*Visibilizar una forma de prevenir la violencia*

Actualmente, se identifican violencias en todos los ámbitos y su correlativo impacto en los espacios públicos, políticos, educativos, laborales, gremiales, entre otros, lo que convierte esta tarea en una responsabilidad colectiva en la que los efectores de la política pública cumplen un rol fundamental. Los maltratadores son patriarcas que ven socavada su posición en esos ámbitos, se trata de hombres que hacen evidentes las bases estructurales del patriarcado, pero que son precisamente los que han perdido el poder patriarcal. Creemos que la violencia de género, en este caso, la violencia política y pública-política, es una manifestación del fracaso del sistema patriarcal, que hace visible su forma más extrema y paradójicamente más precaria y contingente.