Por una irregularidad del municipio, la Escuela 738 de Comodoro Rivadavia está afectada por líquidos cloacales

Desde la cartera provincial se arbitran todos los medios conducentes a dar solución a la problemática detectada. “El municipio local dejó que explotara la napa y que entrara el colegio en crisis”, puntualizó la delegada Administrativa Región VI, Laura Longo.

El Ministerio de Educación del Chubut informó que las instalaciones de la escuela provincial 738 están afectada por derrames cloacales que no pueden atribuirse a este establecimiento sino a la presencia de napas cercanas. La entidad educativa afectada se encuentra ubicada sobre las calles Bruno Pieragnoli y Kaiken, del barrio San Cayetano de Comodoro Rivadavia.

En este sentido, la responsable de la Delegación Administrativa de la Región VI de la cartera educativa, Laura Longo, sostuvo que “durante la recorrida habitual por los edificios escolares para evaluar los avances en los programas de mantenimiento y refacción para el inicio del ciclo lectivo, nos encontramos con la directora del establecimiento nº 738 quien me mostró la situación de derrames de líquidos que afectan un sector del colegio, y no solo el colegio sino también el barrio adyacente”.

“Ante la situación, la propia Directora inmediatamente inició las gestiones ante el municipio local durante el receso de verano, para que el área correspondiente realice la inspección y elabore el informe correspondiente”, describió Longo, quien sumó que “hubo personal municipal el día jueves que se comprometió a elaborar un informe a elevar a esta Delegación, y al mismo tiempo que consideraron que, a raíz que se afectó el patio de la escuela, solicitarían autorización por nota para trabajar en esto.

“El municipio local dejó que explotara la napa y que entrara el colegio en crisis”, puntualizó Longo, quien dejó en claro que “estas aguas vertidas no son producto de la actividad del colegio, sino que provienen de napas cercanas”,

Asimismo, la funcionaria relató que “hemos informado oportunamente sobre esta situación al área de ambiente municipal para darle una solución, sobre la cual, en principio, no existen registros ni antecedentes en este edificio escolar”.

“En cierto modo, la solución estaría encaminada, aunque, por ahí, los tiempos no son los que todos quisiéramos”, finalizó Longo.